Fundación Pioneros para la prevención y atención de las dificultades psicosociales

Formación

MARCO

Ya que el Servicio de Ejecución de Medidas en Medio Abierto y Reinserción Social de Menores de Fundación Pioneros está enmarcado en un contexto coercitivo, nos pareció oportuno desarrollar un modelo de trabajo basado en la “Terapia Breve Centrada en Soluciones” (TBCS), donde el eje central de la intervención es la creación de relación y colaboración con los consultantes para provocar cambios en su dinámica relacional lo antes posible (De Shazer, 1985, 1988, 1991, 1994; De Shazer, Berg, Lipchik, Nunnally, Molnar, Gingerich y Weiner-Davis, 1986; O´Hanlon y Weiner-Davis, 1989).

FORMACIÓN CONTINÚA

Fundación Pioneros tiene clara que la apuesta por la mejora de la intervención educativa pasa por la conformación de equipos de profesionales altamente cualificados, comprometidos con la innovación y convencidos de que la formación nos brinda las competencias profesionales para que todo lo anteriormente expuesto se dé con las mayores garantías de éxito. Por ello, desde el 2015 contamos en el área judicial con la supervisión y formación continua de Margarita Herrero de Vega, Doctora en Psicología, Terapeuta familiar y Supervisora en terapia familiar acreditada por la FEATF. En la actualidad ejerce la práctica clínica en el Instituto de Psicoterapia de Salamanca y es profesora en el Training Intensivo en Intervención Sistémica Breve, que dirige junto a Mark Beyebach, a través de la Alianza Española de Terapia Sistémica Breve.

RE-ENCUENTRO

Hemos dado estructura a este programa después de un proceso de formación, investigación y supervisión que continúa. Algunos de nuestros mentores son el psiquiatra y presidente del Centro de Intervención y Formación en Violencia Filio-Parental (Euskarri) y de la Escuela Vasco-Navarra de Terapia Familiar (EVNTF) Roberto Pereira y de la formación en Terapia Breve Centrada en Soluciones, TBCS, a cargo de los doctores en psicología  Mark Beyebach y la ya mencionada Margarita Herrero de Vega.

Trabajamos con un enfoque centrado en el cliente, en nuestro caso el menor y su familia. El profesional responsable del caso colabora con el cliente en la búsqueda de sus propias soluciones y promoviendo sus capacidades. Esta cooperación implica creer en ellos y aceptar que son los expertos tanto de su vida como del proceso judicial. El trabajo educativo-terapéutico busca aprovechar sus puntos de vista en vez de cuestionarlos de entrada (“Principio de Utilización”, S. Shazer). 

Un trabajo basado en un modelo de cooperación supone centrarse en los objetivos que menores y familias nos plantean, trabajando desde su postura y empleando su lenguaje.  

Algunas premisas: 

Modelo de cooperación, por el que se pasa de un enfoque tradicional sobre los individuos a un modelo cooperativo, de una comunicación con monólogos alternos a un nuevo enfoque colaborativo donde hablante y escuchante generan su diálogo de forma conjunta.

  • Constructivista. 
  • Modelo de cambio. Consideración de la familia como protagonista del cambio y fuente de solución. 
  • Postura de respeto y escucha. 
  • Modelo centrado en los recursos y potencialidades.

El fin último de la intervención pretende conseguir:

  • Evitar la reincidencia del menor.
  • Responsabilizar al menor de sus hechos delictivos y su conducta, así como de sus consecuencias.
  • Desarrollar en los menores competencias, pautas y habilidades socialmente aceptadas.
  • Facilitar al menor el proceso de desarrollo, autonomía y socialización.
  • Fomentar en las familias el apoyo al menor en la responsabilidad ante la medida así como identificar, mantener y ampliar sus competencias parentales.