Fundación Pioneros para la prevención y atención de las dificultades psicosociales

Aula de Arte

El Aula de Arte se puso en marcha en el Centro de Inserción Sociolaboral de Fundación Pioneros con el objetivo de que los chavales y chavalas que asisten a los diferentes programas tengan un espacio donde puedan expresar libremente sus emociones, siendo capaces de identificarlas y compartirlas con sus compañeros y educadores.

El arte, como proceso de comunicación no verbal, favorece la expresión de sentimientos personales y el reconocimiento de los procesos expresivos de los otros, creando un intercambio social más positivo.  La persona se identifica con lo que hace, creando una herramienta de autoconocimiento, favoreciendo la expresión de lo que siente y siendo partícipe del mundo que le rodea para poder desarrollar aptitudes positivas hacía sí mismo y hacia los demás (autoidentificación e identificación de los otros).

Es necesario facilitar una visión creativa de la vida, dando amplitud de miras y un abanico de posibilidades y alternativas, ofreciendo a los chavales unas herramientas adecuadas para conocerse a sí mismos y aprender a convivir y comunicarse.

En este espacio de producción y creación artística todos pueden expresarse, utilizando diferentes técnicas como el uso de las formas, el color, la fotografía, la música o el collage, a la vez que desarrollan sus competencias personales y se generan dinámicas de autoestima que favorecen el desarrollo de la reflexión, aplicando técnicas para aprender a mirar, ver, observar y percibir, que desarrollan el pensamiento crítico.

Los alumnos y alumnas del Aula de Arte comienzan con un ejercicio que consiste en dibujar un sencillo autorretrato que exprese una emoción para poder trabajar la identidad, “cómo me veo y cómo soy”, y la empatía con los compañeros.  En sesiones posteriores se utiliza la fotografía como soporte para mostrar otras cualidades como los gustos, los pensamientos y las ideas. Cada una de estas dinámicas forma parte de un proceso continuo que ayuda a las personas a aumentar su capacidad para desenvolverse socialmente.

Aunque, en un primer momento, algunos de los alumnos y alumnas de Pioneros no se sienten capacitados para realizar creaciones artísticas, todos son capaces de representarse a sí mismos y sus emociones.  En el transcurso de las sesiones de trabajo se observa un gran progreso que evoluciona desde el “yo no sé dibujar” a mostrar emociones complejas a través de sus obras, consiguiendo el objetivo de este espacio, que es que los chicos y chicas reconozcan y manifiesten sus sentimientos, favoreciendo tanto de manera individual como colectiva la relación con los demás.