Fundación Pioneros para la prevención y atención de las dificultades psicosociales

Logroño, 29 de noviembre de 2016

Jóvenes de Pioneros contra la violencia hacia las mujeres

Jóvenes y profesionales de Fundación Pioneros se sumaron a conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Este año, las actividades realizadas se centraron en dos aspectos: uno el formativo, que se realizó en la participación en el Taller y Diálogo Abierto con Nuria Varela, organizado por Pioneros y Womenteck. Asociación Mujer y Tecnología; y otro enfoque más lúdico a través de la expresión artística con la puesta en escena de la obra “La Cenicienta que no quería comer perdices”.

En Clave Pionera hablamos con la periodista y escritora experta en género, Nuria Varela; Ana Calvo, directora de Medidas Judiciales de Fundación Pioneros; Diego Cuadrado, educador del programa Educándonos de Fundación Pioneros y Camila Rodríguez, participante del programa Educándonos de Fundación Pioneros.

Comenzamos hablando con Nuria Varela sobre el taller, un espacio que según nos confesó “ha sido el taller más exigente que he hecho en todo el año, pero también el más interesante porque quisimos enfocarlo hacia lo que llamamos la violencia simbólica, a todos los estereotipos, esa carga que tenemos dentro y que ni siquiera la vemos”.

Para Ana Calvo “el taller fue un reflejo de lo que esté en las cabezas de los chicos, fue muy evidente ver las dificultades, el espejismo de la igualdad que ellos tienen. El sexismo simbólico existe, escuchan música, ven películas o series en la que esos estereotipos de género están ahí y ellos lo manifestaron”.

Diego Cuadrado explicó que “en el espacio de encuentro también había chicas y muy peleonas que salieron a plantar cara a cosas que se dijeron que al final es machismo disfrazado de muchas cosas, esto es muy interesante porque el diálogo y el aprendizaje que se genera entre iguales es muy impactante para los jóvenes”.

Para hablar de la puesta en escena de “La Cenicienta que no quería comer perdices”, nada mejor que contar con una de las protagonistas, Camila Rodríguez que representó al Hada Basta. “Nos propusieron, comentó, la idea de representar esta obra, que es una parodia de la típica historia de la princesita con el príncipe azul, en esta historia el príncipe es el maltratador. Cuando la Cenicienta se cansa grita ¡basta! y aparece el Hada Basta, que era yo, que es una manera de significar ese momento en que la mujer pide ayuda, cuando inicia un cambio”.

La representación teatral fue todo un éxito, el espacio generó un ambiente muy especial ya que se realizó desde los balcones de la sede de Pioneros que dan a la Plaza del Mercado. Actores y actrices de la obra bajaron a la calle antes de comenzar la obra y con sus bailes y su espontaneidad animaron a la gente a que se quedara a contemplar “La Cenicienta que no quería comer perdices”.

Si quieres oír y comentar esta tertulia, pincha aquí