Fundación Pioneros para la prevención y atención de las dificultades psicosociales

Logroño, otoño de 2017

El relato de Irene sobre Decide.Te

Queremos continuar presentando algunas voces de jóvenes que participaron en el seminario Decide.Te del pasado septiembre en Logroño. Esta vez es Irene Laínez quien nos cuenta su experiencia en un proyecto que para muchos fue mucho más que un seminario de participación juvenil.

Decide.te es un evento impulsado por Erasmus+, que pretende trabajar con distintas entidades de España, durante una semana. El fin que persigue es intercambiar conocimientos sobre la participación juvenil en el diseño de políticas. Es decir, que haya una implicación y acuerdo entre los jóvenes y representantes políticos sobre las medidas juveniles que se ejecutan, generando una comunicación bidireccional (diálogo estructurado). Para ello se ponen en común las distintas propuestas de las cuatro delegaciones: Canarias (Asociación juvenil Cultural Kaua de Taco), Huelva (Andalucía Acoge), Cataluña (Fundació Marianao) y La Rioja (Fundación Pioneros). Dichas medidas se han trabajado de forma individual previamente. No con todo ello, también se generan recursos que posibilitan su ejecución tras su adaptación. 

Durante el curso, se hicieron juegos tradicionales y modernos destinados a conocer las diversas personas, partiendo desde el nombre hasta rasgos que definen a la persona. Aquí también se engloban las veladas de las noches, una dirigida a conocer las culturas de los ahí presentes. La otra estuvo destinada para seguir fomentando la cohesión del grupo y la diversión, donde se hizo una gymkana. También se hicieron dramatizaciones donde se presentaban las asociaciones. Se ahondó en los distintos modos de participar en la sociedad. A la hora de trabajar las realidades sociales, aprendimos la metodología comunitaria para realizar un Análisis de nuestra Realidad, y reflexionamos sobre los niveles de Participación a través de la técnica de la ESCALERA DE LA PARTICIPACIÓN.

También utilizamos como recurso el teatro del oprimido. Por último, se hicieron los cambios pertinentes en cada presentación de las medidas que se iban a presentar a los representantes políticos y su posterior explicación a todos los miembros. Las dinámicas finales, que contribuyeron a analizar el programa.

Tras haber comentado qué es el evento junto con todo lo que se ha realizado, se va a exponer la experiencia de una de las personas participes en dicho proyecto:

¿Sabes lo que es sentirte orgulloso de lo que haces y de las personas con las que lo haces? Pues eso es lo que he sentido. Orgullo de poder estar con personas que tienen los mismos objetivos que tú y que hacen todo lo necesario para llegar hasta dicha meta. El poder compartir con tantas personalidades una semana en un espacio propio, donde lo que se hace es aprender de las situaciones que día a día suceden y poder darles unas soluciones.

Pero no solo eso, no solo aprendes conceptos nuevos, herramientas, recursos, conocimientos, etcétera, sino que también aprendes de las propias personas. He de decir que hasta sentí miedo y vergüenza, no es algo malo reconocerlo. ¿Por qué sentí eso? Pues algo tan simple como no sentirme al nivel de ellos. Ver a tanta gente cualificada, con miles de conocimientos y valores que defienden a capa y espada y tú, que hasta ahora has estado siguiendo a la manada y sin conocimiento de tanta causa, te ves desorientada y con miedo de no poder la talla. Pero es que de eso se trata estos tipos de seminarios. Se trata de aprender y mejorar. Hay que ser valiente y no sentir miedo de no saber.

De todos ellos me llevo algo, a parte de su completa implicación en estas causas, en el reclamo de unas mejores condiciones para todos, donde todos decidamos.  Pero, ¿con qué me quedo? Me quedo con la noche de la despedida, de poder recordar el clima nostálgico, de pena, cariño, de emociones y sentimientos a piel de loto. De saber que nos teníamos que ir y que no se podía hacer nada, de saber que ibas a dejar allí a la persona que había ido y que ibas a volver a tu casa siendo otra. Es necesario que todo el mundo pueda vivir este tipo de encuentros, donde haces una familia y ves la realidad en la que nos encontramos. Dejando de lado el individualismo, ser sinceros con nosotros mismos y ayudándonos para mejorar y cambiar las situaciones que se dan hoy en día.