Fundación Pioneros para la prevención y atención de las dificultades psicosociales

Logroño, 24 de octubre de 2017

“No hagáis caso de la gente que dice que no podéis”

Dentro de las actividades que periódicamente desarrollamos en el grupo de Educación Vial de Fundación Pioneros,  el pasado 24 de octubre pudimos disfrutar de un encuentro con Jonathan, un joven trabajador social que compartió con nosotros sus experiencias.

Escuchamos con atención su relato que empezó hace unos años, cuando tenía unos 22. Según nos dijo le gustaba lo que a muchos jóvenes, salir de fiesta los fines de semana después de haber estado trabajando durante la semana, ir a la playa, coger el coche e ir a otras ciudades…. También nos contó que viniendo de una de esas fiestas se topó con un control de la guardia civil y cómo en un momento dado tomó una decisión que en cierta manera le cambió la vida. Mientras nos va contando su historia las expresiones y la postura de los chavales del grupo de Educación Vial denota cada vez más atención. 

Todos los presentes sienten cierta identificación cuando nos comenta lo que a uno se le pasa por la cabeza cuando decide no hacer caso a las indicaciones de los agentes y pisar el acelerador, el vértigo, la sensación de seguridad, de “subidón” pero a la vez de miedo, de no saber cómo va a  acabar la situación.

Y por fin nos cuenta el desenlace de la decisión, un grave accidente que está a punto de costarle la vida. Casi un mes en coma, meses en silla de ruedas y de rehabilitación. Es en este punto donde el relato empieza a dar un giro. Nos relata cómo fue capaz de realizar una lectura positiva de ese suceso. Nos habla de cómo el trabajo, la tenacidad, las ganas de mejorar, el contar con el apoyo de la gente puede trasformar la realidad… y aprobar la ESO, acceder a la universidad y sacarse el título de Trabajo social. Como el mismo nos cuenta “cuántas bromas tuve que aguantar pero yo sabía  lo que quería”.

Jonathan recalca que desde el principio no ha venido para dar consejos pero sí que nos pide permiso para hacernos una sugerencia: “no hagáis caso de la gente que dice que no podéis hacer lo que queréis hacer, la vida da muchas vueltas, es más larga de los que pensamos y las consecuencias de la decisiones que tomamos en un momento nos pueden acompañar para bien o para mal”.

Después de escuchar el testimonio se establece un intenso diálogo entre los jóvenes y nuestro invitado, hay un intercambio de experiencias y opiniones que hace que se nos pase rápidamente el tiempo que habíamos previsto de duración de esta actividad.

Un encuentro y un diálogo enriquecedor para todos los chavales que tuvieron a su lado un ejemplo de superación personal en un ambiente agradable y donde las emociones estuvieron a flor de piel.