Fundación Pioneros para la prevención y atención de las dificultades psicosociales

Alfaro, del 19 al 21 de abril de 2017

Historia de un campamento muy "televisivo"

Del 19 al 21 de abril 36 jóvenes del programa Educándonos tuvieron la oportunidad de convivir y descubrir la ciudad de Alfaro. Desde antes de la celebración de esta convivencia, un equipo de jóvenes estuvo diseñando y preparando lo que serían las dos veladas nocturnas de las cuales ninguno ni ninguna van a olvidar. Tampoco van a olvidar estos días llenos de emociones, descubrimientos y diálogos.

Comenzamos nuestro campamento con varios espacios de encuentro y conocimiento grupal en donde pudimos expresarnos y compartir percepciones y visiones sobre cada miembro del grupo.

También tuvimos tiempo de practicar el Acrosport donde algunos sudamos, creamos, ejercitamos y compusimos figuras que nunca habíamos hecho.

Acercándose la hora de la cena, el equipo de apoyo fue el primero que vio el lugar donde íbamos a cenar todos: En ¡las mazmorras!

El lugar que habitamos fue la antigua prisión de Alfaro  (albergue del Río Alhama) y como tal, la organización que gestiona esas instalaciones, había decidido mantener algunas de las instalaciones tal y como fueron en su momento de funcionamiento inicial, es decir, en una prisión.

Elementos como las puertas de los dormitorios, pasillos y la zona de subsuelo quedaron tal y como eran.

Sin duda, un edificio con una historia no exenta de hechos no agradables en el pasado, pero que hoy ofrece un recurso de hospedería muy curioso cuanto menos.

Y por fin llegó la noche y la primera de las veladas nos depararía unas horas muy chulas para todas y todos.

Una versión campamental del famoso programa televisivo "First Date" ocupó el espacio de la velada que se desarrolló en un ambiente romántico y sosegado en donde el grupo de jóvenes que lo organizó tuvo en cuenta la disposición de las mesas y el ambiente romántico acompañado de velitas que daban al espacio un aspecto de confidencialidad y diálogo cómplice que invitaba a que los jóvenes se conocieran de una forma diferente, divertida y novedosa.

La mañana de un nuevo día nos esperaba. Los ejercicios de desperezamiento y la pequeña pero rica reflexión de la mañana nos iba a conducir hasta Los Sotos de Alfaro no sin antes haber pasado por el centro de interpretación del ayuntamiento donde pudimos ver un pequeño corto sobre la riqueza en biodiversidad de Los Sotos y algunas peculiaridades de la importancia de la colonia de cigüeñas que acoge Alfaro.

Alrededor de las once y media de la mañana nos fuimos hacia la zona de Los Sotos donde nos esperaban la asociación Amigos de la Tierra, unos verdaderos amigos que nos facilitaron mucha y valiosa información sobre soberanía alimentaria y otros aspectos relacionados con nuestra responsabilidad en el modo en que adquirimos y consumimos ya que es determinante en la conservación y preservación de nuestro planeta.

Después de haber pasado el día en Los Sotos, regresamos con la inquietud de la siguiente velada que los chicos y chicas habían preparado para la segunda noche. En este caso hablamos de una velada tipo "Go Talent", otro nuevo fenómeno televisivo que nosotros hemos adaptado para velada. Fue sorprendente la cantidad de actuaciones que pudimos disfrutar. Todas merecen la admiración de todos, pero nos gustó mucho aquellas en las que los jóvenes echaron toda la carne al asador y en particular aquellas en las que era la primera vez que se exponían ante público. No es nada fácil y por eso las alabamos.

Nos reímos un montón, disfrutamos y hasta con algunas actuaciones, nos sorprendimos por lo inesperado del momento y por lo preparado. La noche finalizó con un gran baile acompañado por una degustación de chupitos 0,0% diseñados por experimentados "Coqtelers".

El último día lo dedicamos a hacer una visita cultural a la Colegiata de San Miguel un templo de 3.000metros cuadrados de entramado abovedado de arcos de medio punto en donde se disponen 12 capillas en los laterales de una planta rectangular, cuyo centro hacía de eje de las procesiones claustrales.

Nos hicieron una guía acompañada por el templo que terminó en las alturas de la misma. Después de comer celebramos una particular entrega de bandas a todos los miembros del grupo para poner fin a un camapamento muy "televisivo".